Queriendo entender Corea del Norte










No exageramos si decimos que Corea del Norte es el país más hermético y uno de los más extraños del mundo. 

Su arquitectura combina lo soviético con el futurismo y sus anchas avenidas suelen estar desiertas. Pyongyang, su capital, luce edificios enormes y vistosos
que nunca se terminaron de construir y que nadie habita.

El régimen recibe a unos pocos extranjeros al año, quienes no pueden moverse sin ser acompañados por colaboradores del sistema. 

Estado, Ejército y Partido son la misma cosa, y recaen en manos de una misma persona, un líder al cual se eleva a la categoría de dios, y que siempre gana las elecciones con el 100% de los votos. La sociedad está militarizada, la propaganda asume formas casi religiosas y cada pocas semanas se ejecuta a algún alto dirigente. La hambruna y la migración han diezmado a buena parte de la población.

Además, los norcoreanos suelen ignorar lo que sucede en el resto del mundo y el Estado dedica la mayor parte de sus recursos al Ejército.

Ahora, ¿cómo explica tal sistema? ¿Y cómo se sostiene desde 1948 hasta nuestros días?

En la siguiente columna se intenta explicar qué es Corea del Norte y se analizan los porqués de uno de los regímenes más exóticos del planeta:  





Emitida en Te Digo La Otra